Como hacer un adorno para el lapiz

Aquí aprenderemos a Como hacer un adorno para el lapiz con unos sencillos pasos y materiales fáciles de conseguir

En estos sencillos pasos que se muestran Como hacer un adorno para el lapiz, aprenderemos a darle forma y imaginación a nuestras fantasías más creativas.

Materiales empleados

  • Cartulina
  • Lápiz
  • Tijeras
  • Limpiapipas
  • Cinta adhesiva
  • Cola blanca
  • Pintura de colores

Pasos a seguir

Primero

Para empezar, dobla por la mitad un cuadrado de cartulina  y dibuja el cuerpo de un caballito de mar y, después, recorta las dos mitades a la vez. Después de eso, da forma a un limpiapipas para que encaje en la curva del cuerpo y colócalo sobre el caballito de mar y pégalo con cinta adhesiva.

Como hacer un adorno para el lapiz 2

Segundo

Aplica un poco de cola blanca sobre el caballito de mar y la escobilla y pégales la otra mitad sujetando bien los bordes. Después de eso, cuando se seque la cola, pinta el caballito de mar por los lados. Repasa bien los bordes y no te olvides de pintar  también la escobilla.

Como hacer un adorno para el lapiz 3

Para finalizar

Cuando la pintura esté bien seca pinta los ojos y las rayas del cuerpo. Para concluir ya puedes enrollar la cola en el extremo del lápiz.

Como hacer un adorno para el lapiz 4

Ya sabemos Como hacer un adorno para el lapiz !! a disfrutar.

Como hacer un adorno para el lapiz

Además, mas artículos relacionados en este enlace

Datos de interés!!

Caballitos de Mar

Los caballitos de mar o hipocampos (género Hippocampus), constituyen un grupo de peces marinos pertenecientes a la familia Syngnathidae, que también incluye a los peces pipa.

Su etimología procede de la combinación de los dos términos en griego clásico ίππος (hippos, que significa «caballo»), por el peculiar parecido que presenta su cabeza con la de los caballos, y kampos («monstruo de mar»).

El cuerpo de los caballitos de mar está cubierto por una armadura de placas o anillos de constitución ósea. Su forma de nadar es muy diferente a la de los demás peces, así como la característica de tener el cuerpo en ángulo recto con la cabeza, hecho que no se da en ningún otro género conocido de peces. Adoptan una posición erecta, impulsándose con su aleta dorsal. El desplazamiento vertical lo consigue ajustando el volumen de aire de las vejigas natatorias y mediante las aletas pectorales. Las aletas son muy tenues y tienen forma de abanico. La dorsal impulsa los desplazamientos horizontales, y la agita unas tres veces y media por segundo. No tienen aleta anal, en su lugar tienen una cola prensil, que se enrolla en espiral y les permite aferrarse a corales y plantas subacuáticas.

Respiran mediante el aire branquias y su cuerpo se soporta gracias a una columna vertebral. Para comunicarse con sus congéneres, provocan una especie de chasquido con rápidos movimientos de su cabeza, haciendo rozar una parte del cráneo con una parte de su esqueleto externo superior. Este sonido también es perceptible en cautividad, cada vez que aspiran una presa con su tubo bucal.

Caballito de mar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *